Hola Marilyn, he pensado para escribirte en el almanaque que está en el taller. Ya sabes, no hay taller sin calendario de chicas.
*****

lunes, 12 de abril de 2010

Crónicas de una muerte anunciada

Marilyn, estuve leyendo un artículo donde aparentemente intervinieron muchos para aclarar el despropósito de tu muerte. Lo que hace poco han llamado Teoría sobre una Muerte Anunciada pero llena de confusión y sin tener en cuenta una serie de puntos que acontecieron antes y después: la muerte en cadena de los Kennedy… Y pensar que tú sabías quiénes fueron los que acabaron contigo y pensar que tú hubieses sabido quiénes mataron a John y Bob.

Ahí un tal Robert Slatzer dice que “Robert Kennedy estaba desesperado por silenciar a Marilyn antes de que hiciera públicas sus relaciones con él y su hermano.”

¿Qué relaciones? ¿Tanto tiempo tenían para estar de putas e ir aireando asuntos delicados de estado con ellas? ¿No es más lógico que fuera al revés? Que los “otros” querían utilizarte Marilyn de espía como hicieron con otras y que los hermanos eran demasiado inteligentes e inaccesibles?

¿Para qué iba a ir precisamente Robert a tu casa la noche del crimen con Lawford, parte integrante éste último de la mafia, sicario y gánster de Giancana el que más quería deshacerse de los Kennedy? Ridículo… Nadie haría una cosa así conscientemente y con el fin de acabar contigo, por más idiota que fuera.

Pero bueno, como ya te dije, tú no sufres con esto, ojalá pudiera ser un espejo donde tú misma te reflejaras… Ojalá ese espejo hubiese podido cambiar tantos episodios dolorosos, que ya te has dado cuenta, no sólo fueron respecto a ti; cualquiera que hubiese aislado, nos hubiese descubierto el drama, la dureza que se esconde detrás de ese muro encantado.

No lo sabes, pero una de tus compañeras allá por los años 60 que también murió en extrañas circunstancias, Natalie Wood, al concluir Esplendor en la Hierba en 1961, ya no era la misma persona y sus baños de alcohol fueron tan frecuentes que hasta el propio Warren Beatty la llamaba en la intimidad: "Mi pequeña esponja."

Su relación con Warren la comenzó ya casada con Robert Wagner, continuándola hasta su divorcio en 1963, viviendo más de cinco años sumida en el flujo artificial que le producían los estimulantes que tomaba.

Fueron años de éxitos cinematográficos, pero también fue una época que ella misma definió con estas palabras en 1980:
"Era una pequeña mariposa de alas azules atrapada en una tela de araña de la que no podía escapar... ¡Fue espantoso!"

Palabras que podías haber pronunciado tú misma…


El artículo: Teoría sobre una Muerte Anunciada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada